- Publicidad/Advertisement -

El pasado martes el World Economic Forum (WEF), (en español el Foro Económico Mundial), publicó su más reciente informe en colaboración con la firma global Deloitte sobre el sector Fintech, denominado “Beyond Fintech: A Pragmatic Assessment Of Disruptive Potential In Financial Services“, (en español Más allá de Fintech: una evaluación pragmática del potencial disruptivo en los servicios financieros) y ha supuesto una bomba de 194 páginas de datos que serán estudiados y analizados durante muchas semanas o meses, debido a la importancia que representa para el futuro del sector financiero global, tal y como lo conocemos hoy en día.

Este informe es muy relevante pues sus resultados están soportados por más de tres años de investigación sobre el impacto disruptivo del sector Fintech en los servicios financieros hasta hace poco dominados exclusivamente por la Banca tradicional, situación que está cambiando radicalmente y durante la próxima década seguramente veremos un gran impacto en cuanto a cómo operará este sector.

Beyond Fintech, el informe

Según el informe del World Economic Forum (WEF), las Fintech han modificado de forma sustancial la base de la competencia en los servicios financieros, aunque por los momentos, no han cambiado materialmente el panorama competitivo, dado que la Banca sigue siendo fuerte en este sector. No obstante, eso no cambia el hecho que para los investigadores del World Economic Forum (WEF), las startups Fintech si juegan un papel crítico en la definición del ritmo y la dirección de la innovación en todo el sector, ya que de la mano de éstas nuevas empresas en el sector ha venido en mayor medida la innovación en servicios financieros, lo que les ha permitido superar las ventajas de escala de las grandes instituciones financieras.

- Publicidad/Advertisement -

También el informe del World Economic Forum (WEF), determina otra serie de factores clave para comprender lo que está sucediendo en el contexto de los servicios financieros, como el aumento de las plataformas, la regionalización financiera y por supuesto las tecnologías de importancia sistémica.

En primer lugar el acceso a plataformas que ofrecen a las personas, la capacidad de involucrarse con diferentes instituciones financieras desde un solo canal se convertirán en el modelo dominante para la prestación de servicios financieros, como hemos visto que sucede con la app Zelle, de clearXchange en los Estados Unidos. En segundo lugar, obviamente que las diferentes prioridades regulatorias de cada país, así como las capacidades tecnológicas y necesidades de los clientes están desafiando constantemente la creciente globalización financiera, dando paso a modelos regionales de servicios financieros adecuados a las condiciones de las variables locales y por último sin lugar a dudas que para el World Economic Forum (WEF), los esfuerzos de las instituciones financieras establecidas para competir y emular de alguna forma las capacidades básicas de las grandes empresas de tecnología o las (Big Tech) darán lugar a una dependencia cada vez mayor hacia esas mismas grandes empresas tecnológicas, algo que ya vemos como muy común cuando accedemos a los servicios de algunos Home Banking y observamos en nuestro navegador que los datos de nuestro banco local viajan transportados desde servidores en la nube de Amazon Web Services (AWS), pero lo más concluyente del informe presentado por del World Economic Forum (WEF) y Deloitte, es que aunque las startups Fintech agitaron el mercado, su alcance ciertamente ha sido limitado.

Las Big Tech, el relevo de las Fintech

Aunque ahora mismo, según las conclusiones del informe del World Economic Forum (WEF), las Fintech son unos de los actores importantes dentro del sistema financiero, pero aún no poseen el rol principal en cuanto a número de clientes y volumen de mercado, no cabe duda que hay algunos casos con experiencias muy buenas que apuntan hacia una verdadera alternativa ante la Banca como es el caso de Bitbond GmbH, que posee una plataforma para préstamos a nivel global en Bitcoin orientados a PyMES y pequeños empresarios con comercios online, el cual es un sector no atendido por el sector bancario tradicional en general. No obstante, el factor que frena por ahora a casi todas las Fintech al momento de expandir su mercado es que la mayoría nacen como alternativas para atender una demanda en sectores desbancarizados o en los cuales los bancos tradicionales no pueden atender bien sea por regulaciones o estructura de costos, pero no crecen hacia otros segmentos, por lo que se mantienen focalizadas en su nicho, permitiendo hasta ahora a los grandes bancos adaptarse a la coyuntura para no ser desplazados por éstas Fintech. De hecho, en algunos casos, los grandes bancos, invierten capital o compran Fintech para hacerse con su tecnología y nicho de mercado.

Pero ahora, las cosas pueden dar un giro radical, pues es el turno de las Big Tech. Empresas con mucho capital, flujo de caja, tecnología, presencia global y capacidad casi ilimitada de innovación y explotación del Big Data y la inteligencia artificial (IA), que pueden desplazar a los grandes bancos tradicionales sin mucho esfuerzo, ya que poseen una chequera más grande que cualquier gran banco en el mundo que tenga decenas de años en el mercado. Sólo basta con mirar empresas tecnológicas como Amazon, Facebook, Alphabet (Google), Apple, Samsung 삼성, MicrosoftAlibaba Group 阿里巴巴集团Tencent 腾讯 o Uber, entre otros, que poseen planes de desarrollo de servicios financieros a gran escala asociados a sus servicios actuales y en algunos casos, algunos de ellos ya los tienen en marcha sin hacer mucho marketing para promocionarlo.

Servicios como Amazon PayAndroid Pay, Apple Pay y Samsung Pay para imaginarse que estos servicios apenas son la punta del iceberg, pues aguas abajo existe un mar de oportunidades de servicios conexos. Por ejemplo, imagine subir a un automóvil inteligente en San Francisco, Estados Unidos; mientras toma su smartphone y decide el destino a donde deberá llevarlo el transporte autónomo éste le indica la tarifa asociada al servicio, cómo no lleva su billetera consigo (y no hace falta), sólo tiene que decidir con cual servicio de los tres anteriores pagará su recorrido y listo, ya éstas empresas empiezan a sacar un provecho incalculable producto del uso de su smartphone.

Un escenario que se puede repetir al ir de compras por un café o un almuerzo, cuando sólo necesite pagar con el smartphone y cualquiera de las apps de pago que maneje para tal fin. Otro ejemplo de cómo las Big Tech han empezado a tomar parte en la pelea de los servicios financieros la podemos observar cuando un usuario puede enviar dinero de forma inmediata con sólo un botón en la red social Facebook o con tan sólo enviar un email con Gmail, sin necesidad de largos plazos de espera como normalmente sucede con las transferencias interbancarias.

Sin embargo, todavía podemos ir más allá e imaginemos que poseemos un negocio propio en Internet o una tienda en el mundo real y deseamos realizar una reposición de stock, pero estamos cortos en el flujo de caja. Con sólo pensar en ir al banco para reunir todos los requisitos de ley que nos permitirían solicitar acceso a una línea de crédito, sabemos de antemano que haría engorroso el proceso además de retrasar las compras de stock. Este simple hecho, hace que cualquier comerciante mire servicios como Amazon Lending, el cual se centra en atender los préstamos de los comerciantes, ofreciendo respuestas inmediatas y de bajo costo en comparación con el sector financiero tradicional, haciendo que los comerciantes ni siquiera contemplen la posibilidad de tocar la puerta de un banco.

No obstante un Big Tech como Amazon, siempre está en búsqueda de expandir su influencia a nuevas áreas relacionadas con el consumo masivo, como es el caso de los alimentos. En primer lugar lanzó Amazon Fresh, posteriormente creó un mercado automatizado en Seattle llamado Amazon Go, (el primer supermercado sin cajas para pagar) y ahora gracias a la adquisición de la cadena de supermercados Whole Foods, comenzó a tomar con más fuerza el segmento de las ventas de alimentos, cuya compra por fin se completará el próximo lunes 28 de los corrientes, trayendo consigo la automatización de la cadena de alimentos para acercarlo al estándar del gigante tecnológico.

Sin duda, ejemplos como los antes señalados hay muchos y aunque varían de país en país, ya que no todos poseen la misma seguridad económica ni sus ciudadanos la misma capacidad de compra para brindar acceso a éstos servicios, es posible que en futuro cercano en Buenos Aires, Quito, Lima, Santiago, Bogotá o Caracas, podamos observar un Amazon Go en cualquier esquina de la ciudad. Sin embargo, la pregunta del millón que asusta al sector financiero en general es ¿qué sería de los bancos tradicionales, si los Big Tech comienzan a expandir sus servicios a ese sector a escala global?, y ese es el monstruo que puede estar gestándose dentro de esas compañías con la capacidad casi ilimitada de ser un factor disruptivo en donde expandan su influencia. En caso que este supuesto, se haga realidad, seguramente llevará a muchos bancos no sólo a perder clientes o volumen de mercado, sino también a fusionarse o aliarse con otros bancos o Big Tech para no desaparecer. Así lo vaticina Joel Lipman, socio de innovación de servicios financieros de Australia para Deloitte, y uno de los investigadores que colaboró estrechamente para preparar el informe del World Economic Forum (WEF), señaló hace pocos días atrás en una entrevista “Amazon o Google podrían entrar y decir ‘vamos a construir sobre nuestra marca, no estamos alineados con los servicios financieros, podemos encontrar la mejor oferta para usted y usted puede confiar en nosotros’“.

El presagio ya está sobre la mesa y representantes del World Economic Forum (WEF), lo manifestaron así durante la convención anual en Davos, Suiza: “Las plataformas no financieras están emergiendo como una fuente importante de datos de suscripción y un punto de distribución para el crédito.” Lo cual seguramente es un llamado de atención a los grandes bancos globales, pero sobre todo a los pequeños bancos regionales y locales en países tanto desarrollados como en vías de desarrollo, pues en caso de competir con las Big Tech, por muy sólido que estén esos pequeños y medianos bancos no les sería posible mantenerse en pie.

El Futuro de la Banca en manos de las personas

Por ahora el futuro se está construyendo y aunque la Banca tradicional tiene como ventaja la imagen de sus marcas y la costumbre en la mente de las personas, que nos obliga a pensar en los bancos al momento de solicitar un préstamo o al momento de guardar nuestro dinero, lo cierto es que ésto está cambiando radicalmente. Las criptomonedas como Bitcoin, ahora están empoderando a las personas para permitirles ser su propio banco, pudiendo comprar bienes y pagar servicios de forma segura sin necesidad de una plataforma financiera de por medio, incluso si deseamos retirar dinero de un ATM, podemos hacerlo directamente desde nuestras tarjetas (no emitidas por un banco).

Por otra parte, las campañas de Crowdfunding proveen de un canal para acceder a inversionistas, que crean en nuestras ideas y proyectos sin necesidad de salir a la bolsa o entrar a mercados marginales. Desde hace algunos años hasta el presente, si somos comerciantes o emprendedores, pequeñas Fintech pueden servir una sólida plataforma para encontrar prestamistas (estemos bancarizados o no) que nos otorguen capital de trabajo a muy bajo interés y a plazos considerables (incluso en mejores condiciones que con la Banca tradicional). También podemos pagar facturas de servicios directamente desde esas mismas Fintech, que nos facilitan la tarea de pagar todos los meses las cuentas, por lo que en definitiva, hoy más que nunca las personas en este inicio de siglo, tenemos el control de nuestra vida financiera, de una forma como nunca antes se ha visto en la historia reciente, todo ello sin necesidad de estar atados o casados con una institución financiera. En todo caso, todos decidiremos en el corto y mediano plazo, si la Banca es cosa del pasado o si deberán continuar ofreciendo sus servicios en el futuro, sin embargo, lo más seguro es que la Banca se vea obligada a cambiar para no perder su lugar en el mundo.

¿Qué opinas?, ¿Las Big Tech tomarán el lugar de la Banca?, ¿Te parece que los bancos desaparecerán? o por el contrario, ¿piensas que los bancos nunca dejarán de existir?, deja tus comentarios en la caja.

Si te ha gustado esta nota, puedes considerar hacer una donación, patrocinar nuestra Revista o simplemente regalar una propina al Autor, ingresando en este Link: EspacioBit.com.ve: Donaciones y Patrocinios 🙂.

Fuentes: WEForum.orgWEForum.org: Beyond Fintech: A Pragmatic Assessment Of Disruptive Potential In Financial ServicesFacebook.com: @worldeconomicforum,  Twitter.com: @wefLinkedin.com: World Economic Forum., WeForum.org: PDF Donwload – Report Beyond Fintech: A Pragmatic Assessment Of Disruptive Potential In Financial Services.

Otros Links de interés: EspacioBit.com.ve: Micronoticia: Zelle la competencia de Venmo es respaldada por 30 bancos de EE.UU.

Compártelo - Share it!
  • Yum
- Publicidad/Advertisement -

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.