- Publicidad/Advertisement -

Este título seguro que llamará la atención de muchos y sobre todos de quienes en este momento trabajan en la banca y donde aspiran hacer carrera en ese sector sin comprender cómo el mundo está cambiando de una forma totalmente radical y Venezuela no es precisamente la excepción o por el contrario ¿si lo es?. A éstas alturas, muchos conocerán que el sector Fintech y las Criptomonedas en general han llegado para quedarse. Por un lado el fenómeno disruptivo de las Fintech donde miles de startups a nivel global están revolucionando el sector financiero para proveer a los usuarios más y mejores servicios, basados principalmente en la tecnología de punta e ideas innovadoras que apuntan a usuarios específicos con necesidades específicas que los bancos por lo general no pueden atender es una realidad hoy en día.

Es cierto que las limitaciones de la banca vienen dadas en gran medida por las regulaciones financieras que confieren el marco legal a la actividad a nivel mundial, pero también se ven limitadas por su tamaño y forma de llegar a los clientes. Por lo general los bancos necesitan crear perfiles de clientes, para en función de ello brindarles los servicios financieros de acuerdo a sus parámetros. Sin embargo, las startup Fintech, ofrecen todos los servicios a todos los tipos de usuarios por igual, pero con una agilidad sin igual en comparación con los grandes y antiguos bancos. Por ejemplo, no es lo mismo, hacer una transferencia que esté disponible en segundos o minutos a transferencias en el sector financiero que deben pasar por la cámara de compensación electrónica y que tardan entre 24 y 48 horas, lo cual de cara a cualquier usuario bancario es una de las deficiencias más notables del sistema.

Pero éstas deficiencias no terminan allí, pues también el acceso a la banca es muy limitado, ya que actualmente sólo se permite a las personas con un empleo formal poseer cuentas bancarias, lo cual sin duda limita el acceso a las personas al dinero y por ende al crecimiento personal. Las Fintech por su parte, no tienen este tipo de regulaciones y permiten el libre acceso a las personas para pagar bienes y servicios, hacer transferencias de remesas, solicitar préstamos, etc., mediante sistemas innovadores y de muy bajo costo, lo cual viene a ser una gran ventaja para las personas desbancarizadas.

- Publicidad/Advertisement -

Aunque sin lugar a dudas las condiciones económicas en todos los países no son iguales, hay países con más propensión hacia el desarrollo de los servicios financieros a través de las Fintech es mucho mayor, ya que por razones económicas, sociales y educativas es más fácil ser usuario de una Fintech, que acceder a un banco o inclusive al mercado de las Criptodivisas. Ahora, en Latinoamérica en general, hablar de Bitcoin, Ethereum, Ripple, Dash o cualquier otra Criptomoneda podía ser complejo hace un par de años atrás, pero esta tendencia está cambiando y cada vez son más las personas que se esfuerzan por conocer más sobre el Criptomercado e invertir en Bitcoin o Altcoins. Por el contrario en Venezuela es una información aún difícil de asimilar por parte del ciudadano promedio, ya que a pesar de haber escuchado o leído sobre Bitcoin y los activos digitales en general, aún posee mucho temor de invertir y adentrarse en la materia, aduciendo principalmente a la volatilidad de los precios y la “supuesta falta de respaldo”, por lo que explicar que los activos digitales son una magnífica forma de resguardar el capital de la hiperinflación rampante que predomina en nuestro país y una de las formas más seguras de prosperar a pesar de la Crisis a veces suele ser una tarea titánica.

Venezuela, ¿Puede ser un Sandbox gigante?

Aunque muchos no lo vean de esta forma, Venezuela se ha convertido en un “Sandbox” (en español caja de arena) gigante ideal para poner a prueba algunas teorías económicas y sociales, así como fórmulas para paliar la Crisis, algo que ya están haciendo algunas organizaciones tanto nacionales como internacionales. Recordemos que Venezuela es un país donde la economía ha colapsado y una población de más de 30 millones de ciudadanos que tenían en el pasado reciente un nivel de vida aceptable, ahora buscan a diario cómo sobrevivir a las duras condiciones económicas imperantes. Obviamente, sólo bajo un escenario tan desastroso como el actual es que se puede observar una explosión de usuarios de Criptomonedas en Venezuela que genera más de un millón de dólares semanales en transacciones sólo en LocalBitcoins, monto que es superior a lo que se mueve en otros países con economías más estables como Panamá, Ecuador o Costa Rica, así como otras fórmulas con mayor o menor éxito en lo que se ha convertido ganarse la vida en nuestro país.

En este Sandbox llamado Venezuela donde decenas de miles de personas a diario buscan sobrevivir del trading, el arbitraje y el minado de Criptomonedas con Bitcoin, EthereumLitecoin, Dash, RippleMonero así como con varios Tokens que han salido al mercado de las ICO, lo hacen para generar los ingresos necesarios que les permitan adquirir alimentos, víveres y medicinas tanto en el país como en otros de la región. Sin embargo, ello también impulsa otros eslabones de la cadena como comerciantes y empresas que ahora buscan acceder a las divisas mediante el mercado de las Criptomonedas para convertirlos en materias primas o bienes terminados que puedan comerciar en el mercado local, con la finalidad de no cerrar sus puertas, actividad que está reñida con las regulaciones cambiarias impuestas desde el gobierno ya que las importaciones sólo se deben hacer con los dólares adquiridos mediante la oferta limitada que el Banco Central de Venezuela (BCV) pone a disposición de los venezolanos en las Subastas, situación que estrangula aún más al sector empresarial.

Luego de tres años de profundización de la Crisis en el Sandbox ha quedado demostrado el tipo de escenario que se vive en Venezuela generado por las políticas restrictivas impuestas un gobierno, marcadas por hiperinflación, control cambiario y la disminución de las importaciones, que no sólo tienen un enorme impacto en la mayoría de la población limitando su calidad de vida sino que también obligándoles a buscar la forma de acceder a divisas extranjeras para satisfacer sus necesidades más básicas, por lo que de cierta forma, este oscuro sistema lleva a esas mismas personas a introducirse en el mercado del Bitcoin y las Altcoins, siendo precisamente la Crisis el principal impulsor y promotor del mercado de las Criptomonedas en un país.

Aunque ciertamente el acceso a las Criptomonedas en Venezuela por parte de la población aún es muy escaso, la cual según estimaciones no llega aún a los 250.000 usuarios (según algunas estimaciones), este sigue en ascenso e inevitablemente en virtud del agravamiento de la Crisis sigue creciendo día tras día, por muy extraño y difícil de comprender que aún sea el tema de las Criptodivisas en el país.

¿Venezuela tierra fértil para las Fintech?

Esta es una pregunta difícil de responder comprendiendo la dimensión de la calamidad por la que pasa la economía venezolana, sus proyecciones a mediano y largo plazo desalentadoras, así como la debilidad de las políticas macroeconómicas impuestas por el gobierno, las cuales están más enmarcadas dentro de un proyecto político centralista y atrasado en el tiempo, propio del siglo XIX que por una verdadera política económica de altura que lleve al país al siglo XXI donde está el resto del mundo.

Para que en Venezuela crezca el Fintech, deben darse una serie de condiciones económicas, políticas y sociales que no están a la vuelta de la esquina. Pero más allá de esto, en nuestro país hay algunos desarrollos en el sector Fintech que se desarrollaron en medio de la Crisis, los cuales están creciendo a pesar de las duras condiciones del país y de la ausencia de regulaciones específicas que impulsen ese sector, por lo que tardarán un poco más en consolidarse que empresas similares en Asia, Europa, Norteamérica o en América Latina. De hecho muchas de ellas han apostado por abrirse camino en otras latitudes para arrancar su proyecto Fintech en vez de hacerlo en el país y otros están pensando seriamente en mudarse a Colombia, México, Argentina, Perú, Panamá o Chile para contar con condiciones más favorables que las que tienen en Venezuela.

Los usuarios de Criptomonedas en general son indudablemente más abiertos a emplear los servicios financieros de una Fintech que los de un banco formal, pero ello no significa que el venezolano promedio decida confiar el manejo de sus finanzas en una startup Fintech, en vez de hacerlo con el banco que toda la vida le ha atendido. En ese sentido la idiosincrasia es un factor importante pero no tan relevante a la hora de desarrollar un empresa de servicios financieros, la cual puede tomar un mercado con una buena oferta de servicios.

Por otra parte, el desarrollo del sector de las telecomunicaciones y el gran número de Smartphones activos en Venezuela, abren las puertas a cualquier Fintech que en base a una buena oferta de servicios financieros, tome un mercado ávido de soluciones tecnológicas.

Desde dentro de Venezuela, se puede observar cómo el mundo está en constante cambio y evolución, pero pareciera que el país no marcha a la misma velocidad del resto de las naciones que conviven en este planeta. Hay cosas que son de uso común en otros países desde hace años como pagar con el Smarphone o un teléfono sencillo en cualquier establecimiento, posibilidades que aún en nuestro país están en proyecto. Pagar una cerveza o el café de la mañana con Bitcoin o Dash, retirar efectivo con un cajero de Bitcoin, así como los autos eléctricos son cosas tan comunes y ordinarias que desde aquí parecen muy lejanas. Ciertamente aún queda mucho trabajo por hacer, adecuar las regulaciones financieras adecuadas para impulsar la inversión extranjera, generar cultura financiera en los más jóvenes para que aprendan no sólo el valor del dinero sino cómo ganarlo e invertirlo, impulsar la creación de startups Fintech que aporten ideas y soluciones a problemas financieros ordinarios dentro del país, invertir en infraestructura tecnológica para mejorar la calidad del Internet y la seguridad en el transporte de datos y sobre todo impulsar un cambio de 180 grados en el modelo económico para pasar de un modelo centralizado a uno más abierto, transparente y descentralizado serían algunas decisiones importantes para comenzar abonar el terreno para las empresas Fintech, en caso contrario, Venezuela seguirá inexorablemente su viaje hacia el pasado en pleno siglo XXI.

Pero ¿qué piensan ustedes?, ¿será posible que en Venezuela podamos ver hacia el futuro en lugar de mirar hacia el pasado?, ¿Venezuela es un territorio fértil para las Fintech y el Criptomercado?, déjame saber tus comentarios en la caja de comentarios o escríbenos.

Si te ha gustado esta nota, puedes considerar hacer una donación, patrocinar nuestra Revista o simplemente regalar una propina al Autor, ingresando en este Link: EspacioBit.com.ve: Donaciones y Patrocinios 🙂.

Links de interés: EspacioBit.com.ve: Micronoticia: Fintech y su impacto en la Banca por José Grasso Vecchio,

Compártelo - Share it!
  • Yum
- Publicidad/Advertisement -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.