Para recordar algunos conceptos en nuestra entrega anterior de Aprendiendo sobre Bitcoin (parte I), explicamos que era el Bitcoin, quién lo desarrolló y el objetivo principal de la criptomoneda electrónica, el cual es suprimir a los terceros de las ecuaciones financieras, obviamente para los que aún no lo hayan comprendido, estamos hablando de las entidades financieras.

Según lo que habíamos explicado en ese post anterior, Satoshi Nakamoto, desarrolló el Bitcoin con la finalidad de permitir a las personas transferir libremente “valor” en sus transacciones sin depender de la red bancaria, gracias a la tecnología peer-to-peer (p2p), el Bitcoin está pensado para suplir las bondades de la tecnología financiera. Por otra parte el Bitcoin fue lanzado en plena crisis financiera global en el año 2008 por Satoshi Nakamoto con la finalidad de atender una necesidad generalizada como lo es el intercambio de valor, sin la posibilidad de que nuestro capital sea dilapidado por los ejecutivos de la banca como ha sucedido a lo largo de la historia en tantas crisis financieras locales, regionales o globales. Ahora bien, también debemos recordar que técnicamente el Bitcoin, es en realidad un protocolo de comunicación, que envía y recibe “valor”, aunque asimilemos esta característica al de una moneda o divisa, que en este caso lo conocemos como criptomoneda, pues el Bitcoin, está basado en criptografía avanzada que permite entre otras cosas que sea público, transparente, totalmente autónomo y seguro. Igualmente explicamos que la más grande contribución de Satoshi Nakamoto al compartir el Bitcoin con la humanidad, es el Blockchain, una base de datos que actúa como un Libro Mayor de Contabilidad público, que posee la capacidad de ser auditable, transparente e inmutable, el cual permite el registro y verificación de las transacciones en forma colectiva y por consenso. Pero ahora, avanzaremos un poco más

Conociendo más del Bitcoin y el Dinero fiduciario

El Bitcoin, desde un punto de vista económico y financiero, posee características particulares como cualquier otra divisa en el mundo, sin embargo, posee unas marcadas diferencias que lo convierten en una divisa de refugio. El Bitcoin, más allá de lo que dicen algunos avezados opinadores de oficio, que manifiestan que el Bitcoin no puede ser considerado una moneda, si posee todas las características y condiciones necesarias para ser considerado un instrumento monetario. En primer lugar, es fácil de almacenar (puede guardarse en forma digital o impresa) y fácil de transportar, puede llevarse en un móvil, en una ficha, en una hoja de papel o en un monedero electrónico, además, está diseñado para durar, por lo que la durabilidad está garantizada. En segundo lugar, es altamente divisible pudiendo manejar hasta ocho decimales y es de denso valor, ya que una sola dirección de BTC puede contener millones de dólares. En tercer lugar, su emisión es escasa lo que garantiza que no todo el mundo puede generar Bitcoin al azar o de forma ilimitada para inundar el mercado con sus criptomonedas e inclusive su valorización es homogénea (cada unidad está valorada de la misma forma) y por último las dos características más importantes es que es altamente resistente a falsificaciones y posee alta fungibilidad, es decir, no puede hacerse un uso adecuado a su naturaleza sin consumirlos y aquellos en reemplazo de los cuales se admite legalmente otro tanto de igual calidad y valor, en consecuencia, el Bitcoin, si es dinero (electrónico) y puede ser considerado como tal, de hecho, Andreas M. Antonopoulos, dice que “el Bitcoin es el Internet del Dinero“, lo cual es la definición más exacta que se puede decir acerca de esta criptomoneda.

Cuando nos referimos al Bitcoin como una divisa de refugio, lo hacemos basados en el comportamiento de miles de inversionistas alrededor del mundo que desde hace un año aproximadamente han dado el paso de invertir en Bitcoin, además de sus inversiones habituales en Oro, Platino, Petróleo y otras Divisas fuertes.

En primer lugar su emisión está limitada a tan sólo 21 millones de BTC, de los cuales faltan por emitirse poco menos de 5 millones de BTC, pues hasta el momento se han emitido más de 16 millones de Bitcoins. Sin embargo, esa es la primera característica interesante del Bitcoin, dado que su emisión cada vez se va haciendo más difícil (debido al aumento constante de la dificultad de la red), ésto le confiere al Bitcoin la capacidad de ser una moneda Deflacionaria, lo que quiere decir que conforme pase el tiempo, el Bitcoin se encarecerá o aumentará su valor, lo cual es radicalmente diferente y opuesto a las divisas emitidas por los Bancos Centrales o Autoridades Monetarias de los países, que en determinados momentos de su historia, desvalorizan su moneda para atender las políticas macroeconómicas, que en la mayoría de las ocasiones genera la temida Inflación.

El Bitcoin, jamás podrá exceder de los 21 millones de BTC, de acuerdo a lo expresamente indicado por Satoshi Nakamoto a los desarrolladores que quedaron a cargo de continuar la evolución del Bitcoin.

Cuando hablamos del dólar americano, el dólar canadiense, el euro, el yen, el yuan, el peso colombiano, el peso mexicano, el peso argentino, el balboa o el mismo bolívar, estamos hablando de dinero fiduciario. El dinero fiduciario es aquel que es emitido por los Bancos Centrales o Casas de Monedas, mediante la creación de deuda (en forma potencialmente ilimitada) la cual a su vez se ve multiplicada a través de los bancos comerciales y el sistema de reserva fraccionaria, sin respaldo en activos o metales preciosos como sucedía en la antigüedad, cuando el dinero o papel moneda era respaldado en Oro por el emisor.

El dinero fiduciario actual, se basa en la fe y la confianza en el emisor, es decir, la fe y la confianza en el gobierno o país que emite una determinada divisa, por lo tanto, al comprar dólares, esa persona está confiando en la economía norteamericana, al igual que aquel que compre pesos mexicanos confiará en la economía de México. El concepto del dinero fiduciario data de hace siglos atrás, cuando en el siglo XI en China, durante las dinastías Yuan (元) y Ming (大明), se empleó este método de una forma eficiente para expandir el alcance del dominio de los emperadores en ese país.

Sin embargo, su más reciente utilización ya en la era moderna (en el año 1971 del Siglo XX) en ese entonces el Presidente de los EE.UU., Richard Milhous Nixon, eliminó el patrón oro de la economía de los Estados Unidos para convertirla a un sistema fiduciario, algo que sin duda no pasó bajo la mesa, pues estamos hablando de la economía más grande y poderosa del planeta en ese momento. Con esta decisión de Nixon, se dio un quiebre a las resoluciones contempladas en los Acuerdos de Bretton Woods (julio de 1944), con los cuales se trató de poner fin al proteccionismo que reinaba en el mundo entre los años 1914-1945, causantes en varias oportunidades de tensiones políticas y guerras entre los países de una misma región. Los Acuerdos de Bretton Woods, buscaban lograr la paz global y sostenible en el tiempo, creando para ello resoluciones en materia monetaria y financiera de obligatorio cumplimiento para los países circunscritos a las Naciones Unidas, pero basados en una política librecambista, aunque empleando el dólar como moneda de referencia internacional, como base de las relaciones comerciales y financieras entre los países más industrializados del mundo para ese momento. Dentro de los Acuerdos de Bretton Woods, también se decidió la creación del World Bank, (en español el Banco Mundial) y el International Monetary Fund (IMF), (en español el Fondo Monetario Internacional), como organismos de ayuda y cooperación en materia económica y financiera, lo cual indiscutiblemente, manifiesta como tanto la economía de los países, como sus sistemas financieros obedecen de alguna manera a un diseño global más o menos homogéneo o al menos eso se intenta, con la finalidad de eliminar algunas distorsiones y desigualdades entre los países de una misma región.

Ahora bien, en contraposición al dinero fiduciario, el Bitcoin no obedece a un diseño circunstancial o a una política de común acuerdo entre países, ni existe la posibilidad de generar Bitcoin en base a deuda o la generación inorgánica de más Bitcoins, pues para evitar este tipo de manipulaciones, el Bitcoin utiliza un sistema de prueba de trabajo (proof of work o POW)  que simula el minado de materias primas (extracción de Petróleo, Oro o metales), el cual tiene (como se dijo antes) una emisión limitada que es 21.000.000 de Bitcoin. Para obtener un Bitcoin, los mineros deben dedicar, sus recursos de tiempo, energía, procesamiento y amortización de una máquina especializada (Asic miner) para resolver un desafío criptográfico complejo, siendo premiados con una recompensa basada en un número predeterminado de Bitcoin y los fees (comisiones) de las transacciones realizadas durante la generación de cada bloque dentro del Blockchain.

Este desafío criptográfico no es más que la solución a un complejo problema matemático que puede aumentar o disminuir en su grado de dificultad dependiendo de factores cómo cantidad de bloques conseguidos y la cantidad de mineros trabajando. El tiempo promedio de resolución de cada problema criptográfico ronda los diez minutos y con ello se permite mantener la oferta de Bitcoin constante y predecible en el tiempo.

La ecuación que mantiene el equilibrio y motivación busca en todo momento recompensar el esfuerzo de los mineros, entregando actualmente (12,5 BTC) más las comisiones de las transacciones realizadas, no obstante, a medida que sigan llegando los Halvings (reducción a la mitad de las recompensas en Bitcoin por cada bloque cada 4 años), el esfuerzo de los mineros se verá retribuido con el cobro de fees mayores para compensar la disminución de ingresos por bloques minados, pues hay que recordar que alguien debe pagar ese costo de la infraestructura que potencia y permite funcionar al Bitcoin.

Obviamente este principio de reducción a la mitad cada 4 años de los Bitcoin generados permite reducir su oferta, lo cual aunado a que los mineros están continuamente compitiendo por ser los más eficientes (ingresando más equipos, invirtiendo en tecnología), el valor real de los Bitcoin minados se acerca a su coste de producción, lo que no sucede con las divisas fiduciarias, pues el valor real de las mismas es superior a su coste de producción debido a la posición de monopolio de los Bancos Centrales y/o Casas de Monedas. Indudablemente, ello en sí, ya es un factor inflacionario, pues gracias a su bajo costo de producción, las autoridades monetarias emiten papel moneda de forma indiscriminada y casi de forma ilimitada sin ponderar las consecuencias.

Más características

El Bitcoin no puede ser objeto de un corralito (como paso en Grecia o Argentina), tampoco puede ser bloqueado, ni censurado por Estado o Agencia alguna, ya que los nodos conectados a la red peer-to-peer (p2p), puede saltarse las censuras o bloqueos de forma sencilla. Ello implica en la práctica que los clientes Bitcoin se conectan simultáneamente a múltiples nodos, evitando los bloqueos en caso que uno o varios nodos no estén disponibles. Otro aspecto importante es que los pagos en Bitcoin son irreversibles, por lo que una vez que se ha enviado Bitcoin a una dirección de un Wallet, éstos no retornarán jamás.

Bitcoin, es privado hasta cierto punto, pues con esta criptomoneda, no se relaciona el propietario con su Wallet, es decir, no hay datos personales que lo relacionen con dicha cartera, pero siempre y cuando se empleen los clientes Bitcoin locales para PC, portátiles o móviles y no un Web Wallet como Coinbase, XapoCryptonator o algún otro, en donde los datos están relacionados con los Wallets que se ingresen en dichos servicios. Debido a que el Blockchain de Bitcoin, es público y transparente, puede ser analizado por terceros, identificando el origen y el destino de los fondos para lograr rastrear a los propietarios, por lo que su nivel de privacidad es limitado.

La parte no tan cool del Bitcoin

Pero no todo lo que brilla es Oro en el Bitcoin, pues a pesar que este protocolo de transferencia de valor es excelente y ha revolucionado el mundo de los pagos en Internet, lo cierto es que Bitcoin, posee limitaciones y problemas en su casa que impiden que pueda ser adoptado por una mayor cantidad de personas en el planeta.

Sin duda que los detractores de la criptomoneda, han pensando que Bitcoin, puede llegar a ser una verdadera amenaza para el medio ambiente, pues según los cálculos del Bitcoin Energy Consumption Index, (en español Índice de Consumo de Energía del Bitcoin) publicado en Digiconomist.net, la electricidad que se gasta en realizar una sola transacción con Bitcoin, equivale a 93 KWh, lo cual comparativamente hablando sería suficiente para iluminar más de tres viviendas durante un día completo o cargar totalmente una batería de un Tesla Model S.

Claro está, según los datos de la Web antes señalada, el consumo de la red Bitcoin está estimado al día de hoy en 10.8 TWh, lo cual equivale casi al consumo anual de la República Democrática Socialista de Sri Lanka, un país con una población de 21.416.445 de habitantes, según el censo 2015. Aunque lo que no dicen sus detractores, es por ejemplo, que esa cantidad de energía empleada en la red Bitcoin, que califican de despilfarro, es una mínima parte comparada con la energía que consume el sistema financiero global, contabilizando todos los Bancos Centrales, las Casas de Monedas, las bolsas de valores, las instituciones financieras a nivel global, junto a sus agencias, sus centros de datos, redes de datos, sus bóvedas de resguardo de activos en lugares alta de seguridad e incluyendo todos los puntos de venta (POS o TPV) que existan alrededor del mundo, así como las empresas y sucursales del sector de Seguros, altamente ligado al sector financiero, pues muchas de las operaciones que a diario se ven reflejadas en la bolsa y en los mercados globales, vienen de fondos administrados por dichas empresas de Seguros, por lo que se debe cuantificar este sector dentro del sistema financiero global. Si pensamos en todo lo antes señalado, obviamente es imposible estimar con certeza el nivel de consumo global, pero indudablemente, alcanzaría niveles que verdaderamente son una catástrofe medioambiental y nadie hasta la fecha ha criticado ese uso de la energía a nivel global.

Ahora bien, hay una cifra que verdaderamente si es cuestionable en ese gráfico, el cual muestra que el manejo del consumo de electricidad, no es óptimo en el Bitcoin al compararlo con la red Visa. Al día de hoy 24/03/2017, en consumo de energía, una (01) sola transacción de Bitcoin, equivale a 15.681 transacciones de la red Visa, lo cual es un número bastante impresionante y que debería ser optimizado, aunque todos sabemos que ello será imposible, pues a medida que aumenta la dificultad de la red Bitcoin, se necesitará mayor cantidad de energía para procesar los cálculos, así que en el futuro inmediato este dato no mejorará.

Ahora quizás el dato más relevante de este asunto, es que la red Visa, gestiona en promedio poco más de 2.000 operaciones por segundo (pudiendo soportar más de 50.000), mientras que la red Bitcoin, está limitada por razones de diseño a un máximo de 7 operaciones por segundo, lo cual es obviamente el aspecto que impide que el Bitcoin sea adoptado globalmente como el medio de pagos Universal, pues su core está muy limitado en este momento.

Esa limitación se complica aún más debido problemas internos entre los desarrolladores a cargo del proyecto, ya que aunque la creación de Satoshi Nakamoto es un desarrollo tecnológico de primer nivel, ciertamente es perfectible, es decir, se puede mejorar y enriquecer en prestaciones. Desde que Satoshi Nakamoto, abandonó el proyecto dejó a cargo del mantenimiento a varios desarrolladores, a los cuales les dejó instrucciones para continuar la evolución del Bitcoin. Sin embargo, los conflictos y pugnas internas entre ellos y sus visiones particulares de cómo seguir mejorando el código fuente de la criptomoneda, impiden que el Bitcoin se convierta en el medio de pagos Universal que todos los entusiastas sabemos que puede llegar a ser.

Todos hemos sido testigos de los conflictos recientes entre los desarrolladores de Bitcoin Core y Bitcoin Unlimited, quienes al parecer no quieren ceder en sus intenciones acerca de la hoja de ruta que el Bitcoin deba seguir en el futuro. Lo cierto es que algunos de ellos obedecen a criterios que no comulgan con los conceptos originarios que Satoshi Nakamoto redactó en el Whitepaper original del Bitcoin.

Sólo esperamos que la sensatez y el consenso terminen con dichas discusiones para que el ecosistema pueda dar el salto hacia la universalización de las criptomonedas libres por encima del dinero fiduciario.

El Bitcoin es el Internet del Dinero. Andreas M. Antonopoulos

Si te ha gustado esta nota, puedes considerar hacer una donación, patrocinar nuestra Revista o simplemente regalar una propina al Autor, ingresando en este Link: EspacioBit.com.ve: Donaciones y Patrocinios 🙂.

Para aprender más sobre Bitcoin en EspacioBit ingresando aquí: EspacioBit.com.ve: Aprendiendo sobre Bitcoin (parte I)EspacioBit.com.ve: ¿Qué es el Bitcoin?, EspacioBit.com.ve: FAQ de Bitcoin Project para no iniciados.

Link de interés: Digiconomist.net: Bitcoin Energy Consumption Index, Bitcoin.org: Bitcoin: A Peer-to-Peer Electronic Cash System by Satoshi Nakamoto, Bitcoin.org: Bitcoin: Un Sistema de Efectivo Electrónico Usuario-a-Usuario por Satoshi Nakamoto (español), Bitcoin.org, BitcoinUnlimited.info.

EspacioBit - Compártelo
  • Yum

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here