- Publicidad/Advertisement -

La realidad petrolera internacional ha cambiado al incorporarse China como el segundo consumidor mundial de petróleo, ampliando su búsqueda de recursos naturales por todo el mundo y especialmente en América Latina, hecho que crea una nueva geopolítica del petróleo y la energía.

Síntesis

Sumadas las reservas petroleras probadas de las tres principales potencias mundiales (141.385 millones de barriles): Estados Unidos 36.385 millones de barriles, Rusia 80.000 millones de barriles y China 25.000 millones de barriles, representan menos de la mitad (47%) de las reservas petroleras de Venezuela de 300.878 millones de barriles para el año 2015. Este hecho pone en evidencia la importancia estratégica de este último país, ya que el petróleo es y seguirá siendo durante mucho tiempo más la principal fuente energética de la economía mundial.

En el siguiente cuadro pueden apreciarse los países con las mayores reservas de petróleo así como las cifras correspondientes a las grandes potencias y México.

Reservas petroleras mundiales 2015

- Publicidad/Advertisement -

Fuente: OPEC Anual Statistical Bulletin 2016, table 3.1. page 22

El cambio en la geopolítica del petróleo

Desde el descubrimiento del petróleo en los países del Medio Oriente, esta región del mundo se convirtió en el más importante centro energético mundial. Pero la comprobación de la existencia de nuevas reservas petroleras en Venezuela, que colocan a ese país como el mayor poseedor de reservas, ha cambiado relativamente la geopolítica del petróleo, porque ha desplazado hacia América Latina parte importante de la atención mundial. Para Estados Unidos, que es el mayor consumidor de petróleo y para el resto de los países de América Latina, las reservas de Venezuela constituyen algo esencial por su cercanía geográfica, ya que las otras grandes reservas petroleras mundiales disponibles se encuentran en el Medio Oriente, a un tiempo extenso de navegación a través del Océano Atlántico y el Océano Índico. Por esa razón, Venezuela tiene una importancia geoestratégica de primer orden para Estados Unidos, a pesar de los esfuerzos que ha hecho ese país por disminuir sus importaciones, a través del desarrollo de la nueva técnica de producción fracking. Como es obvio suponer, estos hechos tienen un significado muy importante no sólo desde el punto de vista económico sino también desde el punto de vista político y militar.

La demanda de las grandes potencias no ha disminuido

Las grandes potencias mundiales, Estados Unidos, Rusia, China, el Reino Unido y Alemania, entre otras, no han disminuido su demanda de petróleo en los últimos años sino que la han mantenido y en algunos casos la han incrementado como ha ocurrido en China, cuya demanda pasó de 9.409 miles de barriles/día en el año 2011 a 10.832 miles de barriles/día en el año 2015.

Demanda petrolera mundial

Fuente: OPEC Anual Statistical Bulletin 2016 Tabla 4.8 página 42

Como puede apreciarse en el cuadro, Estados Unidos es el más grande consumidor mundial de petróleo seguido por China. Las reservas petroleras de esos países son insignificantes en relación a su consumo y por eso necesitan de los recursos de otros países. China inició en los últimos años un proceso de búsqueda de recursos naturales en América Latina, especialmente de petróleo, para lo cual ha firmado acuerdos con Venezuela. Este hecho pone en evidencia la necesidad de esa potencia, que a pesar de la distancia existente entre los dos países, lo cual implica grandes costos de tiempo y fletes marítimos, ha decidido expandir sus compras de petróleo venezolano.

Un bien escaso

El petróleo es un bien escaso a pesar de lo que digan las apariencias y a pesar de los esfuerzos que se han hecho en años recientes por desarrollar el fracking, una técnica conocida desde finales de los años cuarenta pero que nunca antes se había puesto en práctica debido a sus altos costos de producción y al daño que causa al medio ambiente. En el libro Running Out How Global Shortages Change the Economic Paradigm, se hace un análisis de las perspectivas del petróleo y otros recursos naturales básicos como el agua, demostrándose la vulnerabilidad de estos recursos, cada día menos abundantes, ante una población mundial creciente.

Ante las limitaciones de sus reservas probadas y la inseguridad que representa el petróleo del Medio Oriente y como consecuencia de la crisis energética del año 2008 que llevó en julio de ese año a su más alto precio en la historia, Estados Unidos en los últimos años decidió llevar adelante el fracking, ya que los altos precios amenazaban con crear un caos en la economía mundial. Por esa razón, se permitió que la crisis económica del año 2008 alcanzara niveles extremos; el objetivo era afectar el crecimiento económico global para de esa manera impedir que el precio del petróleo alcanzara niveles extremos. El propósito se logró y el precio del petróleo no sólo se estancó sino que cayó a niveles impensables hasta hace poco tiempo. El fracking permitió a Estados Unidos duplicar su producción petrolera entre el año 2011 y el año 2015 al pasar de 5.637 miles de barriles/día a 9.430 miles de barriles/día y de esa manera afectar los precios del petróleo. La gran pregunta es hasta dónde es posible que Estados Unidos mantenga ese nivel de producción, en vista de los graves daños ambientales causados por el fracking.

La lucha por el petróleo

Los dos grandes consumidores mundiales de petróleo, Estados Unidos y China se disputan los recursos petroleros. China debería encontrar en Rusia y el Medio Oriente las condiciones más ventajosas, pero va mucho más allá y busca petróleo en América Latina. Este hecho pone en evidencia que China no confía lo suficiente en sus vecinos petroleros.

Estados Unidos tendría la ventaja de contar con fuentes petroleras suficientes en Venezuela, a muy pocas horas de navegación marítima. Ese es un hecho extraordinario que coloca al petróleo venezolano como un recurso estratégico de primer orden para los Estados Unidos.

Conclusión

Los consumidores de energía están realizando esfuerzos por emplear fuentes menos contaminantes como la energía solar y eólica; un trabajo importante también se realiza en el campo de la industria automotriz para crear vehículos menos contaminantes. Sin embargo, hay que destacar que el éxito en esta materia es relativamente restringido, lo cual favorece a mediano plazo a la industria petrolera. En efecto, como se demostró en epígrafe anterior de este trabajo, los países y especialmente las grandes potencias no han reducido su demanda de petróleo en los últimos año sino que, por el contrario, la han mantenido y en algunos casos incrementado. Por esa razón, un país como Venezuela, con las mayores reservas petroleras globales, ocupa un lugar relevante en la geo estrategia mundial.

¿Qué pasará en el largo plazo? ¿Se sustituirá el petróleo por una fuente energética diferente? Son preguntas que sólo el tiempo responderá. Mientras tanto, ahora, el petróleo es y seguirá siendo la fuente energética más importante, la que mueve la economía mundial y ello coloca a los países petroleros en el centro de los acontecimientos económicos, políticos, geoestratégicos y militares del mundo.

Fuente: Blogspot.com: La nueva geopolítica del petróleo, China busca petróleo en América, la importancia estratégica de Venezuela en el escenario internacional por Pablo Rafael González, OPEC.org: OPEC Anual Statistical Bulletin 2016.

Otros links de interés: Amazon.com: Running Out Consumption – How Global Shortages Changes the Economic Paradigm por Pablo Rafael González.

Compártelo - Share it!
  • Yum
- Publicidad/Advertisement -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.