- Publicidad/Advertisement -

Hoy por hoy se vuelve a plantear el debate sobre la Dolarización de la economía Venezolana, debido a las fuertes distorsiones económicas que sufre la misma luego de varios años de políticas basadas en fuertes controles económicos, expropiaciones, centralización y discrecionalidad de fondos, así como otras medidas que limitaron las libertades económicas del aparato productor del país, las cuales minimizaron la producción del aparato industrial y comercial del país a niveles propios de la década de los años 60, 70 y 80 de acuerdo al sector.

No obstante, el tema de una posible dolarización total de la economía Venezolana sigue generado gran debate y controversia entre Economistas, gobernantes y políticos los cuales se han opuesto fehacientemente a un posible esquema de dolarización de la economía del país basados en postulados más políticos que económicos, así como con descalificaciones de índole nacionalista sobre la prevalencia de la moneda Venezolana, el Bolívar, sobre cualquier moneda extranjera como hemos podido conocer en la gran cantidad de medios que han tratado el tema en los últimos meses.

Esta matriz, tiene años sobre la palestra pública pero ha cobrado mayor notoriedad desde hace un (1) año atrás con motivo de la precaria situación de la economía del país, la cual ha caído drásticamente a niveles verdaderamente alarmantes de producción, distribución y abastecimiento de bienes de consumo independientemente del rubro al que pertenezca. Muchos de los argumentos en contra de dicha solución coinciden en un mismo punto, el hecho de que Venezuela tiene algunas particularidades diferenciadoras que como país monoproductor rentístico basado solamente en la extracción y venta de petróleo, harían inviable el proceso de dolarización de hacerla como en Ecuador, sin embargo este argumento obvia que el modelo de de ese país, el cual dolarizó su economía con gran éxito y que a la luz de sus incuestionables resultados 16 años después es el ejemplo perfecto de cómo se puede dolarizar una economía de una país dependiente de una renta petrolera, generando una economía estable en el tiempo.

- Publicidad/Advertisement -

Ahora bien, hagamos un ejercicio imaginativo sobre lo que sucedería si este modelo de dolarización se aplicara en nuestro país previo ajuste de algunas variables para adecuarlo a la realidad económica de nuestro país, junto al desmontaje del control cambiario para favorecer una economía de libre mercado. Este artículo no pretende caer en polémicas con Economistas y algunos otros opinadores de oficio, pues sólo se realiza un ejercicio informativo y educativo a fin de educar a los ciudadanos de Venezuela sobre el particular. Se invita a quien desee expresar su opinión al respecto a dejar sus comentarios en la caja de comentarios en la parte inferior de esta nota.

El escenario, República Bolivariana de Venezuela

mapa_venezuela

Para iniciar nuestro ejercicio imaginativo debemos hablar en términos reales del país objeto del mismo. La República de Bolivariana de Venezuela, el cual es un país de América situado en la parte septentrional de América del Sur, (al norte de América del Sur), constituido por una parte continental y por un gran número de pequeñas islas pequeñas e islotes en el mar Caribe. La capital de la República de Bolivariana de Venezuela, es Caracas y tiene la mayor aglomeración urbana de todo el país. Posee una extensión territorial de 916.445 km² y de acuerdo a la historia fue avistado por primera vez durante el tercer viaje de Cristóbal Colón en 1498, lo que permitió que se iniciara poco tiempo después la colonización por parte de España con el posterior mestizaje cultural proveniente de la península Europea.

Venezuela fue el primer país de América del Sur en proclamar su independencia del Imperio español, proceso que se consolidó con la batalla de Carabobo y la posterior batalla naval del Lago de Maracaibo en 1823 con la expulsión definitiva de las tropas españolas. Tras un largo capítulo de conflictos civiles, la República halló su vía hacia la modernización de la mano de gobiernos autoritarios, los cuales terminaron gracias a que a mediados del siglo XX comenzó la lucha por un sistema democrático, que se afianzó luego del derrocamiento de la última dictadura militar en 1958. Debido al auge petrolero, Venezuela vivió un período de alto crecimiento económico, que se vio interrumpido por la crisis energética de los años 1980, que suscitó una etapa de inestabilidad política y social alternada con altibajos financieros.

Venezuela a pesar de su potencial es considerado un país en vías de desarrollo, con una economía basada primordialmente en la extracción y refinación del petróleo, así como de la extracción de otros minerales en una proporción mucho menor. Venezuela estuvo clasificado como uno de los países con ingresos per cápita medianos altos hace unos 20 años atrás condición que fue perdiéndose inexorablemente con en el transcurso de los últimos 17 años.

Venezuela, posee la mayor reserva de crudo pesado y extra pesado a nivel mundial, y está en el noveno lugar en reservas de gas natural y en el decimosexto en cuanto a oro. Además, cuenta con el conjunto de áreas protegidas más extenso de América Latina, denominadas Áreas Bajo Régimen de Administración Especial, las cuales abarcan aproximadamente el 63% del territorio nacional. Su población alcanzó en 2012 los 30 millones de habitantes con una población étnicamente diversa gracias a la integración de los indios, europeos, africanos y asiáticos originando una raza única por su mestizaje.

salto_angel_venezuela

Ahora bien, para entrar en contexto, la economía de Venezuela posee en teoría una economía de mercado cuya base principal es la extracción y refinamiento de petróleo para la exportación y para su consumo interno. En términos nominales es la quinta economía de América Latina, después de Brasil, México, Argentina y Colombia según su PIB (nominal) y la quinta también, por su PIB (PPA) “paridad del poder adquisitivo” o producto interno bruto convertido a dólares internacionales. El salario mínimo lo establece directamente el gobierno nacional el cual posiblemente y por la crisis económica que vive el pais actualmente se estima sea actualizado cada 3 meses. Actualmente, el salario mínimo actualmente desde el pasado mes de Mayo es de Bs.15051 (Bolívares Fuertes) equivalentes a U$D15 (aprox. al cambio negro “Bs.1000”) o U$D25 (aprox. al cambio oficial SIMADI “Bs.588,69”), más un Bono de Alimentación obligatorio para los empleadores de Bs.18585 (Bolívares Fuertes) equivalentes a U$D18.5 (aprox. al cambio negro “Bs.1000”) o U$D31.5 (aprox. al cambio oficial SIMADI “Bs.588,69”), para un total de Bs.33636 (Bolívares Fuertes) equivalentes a U$D33.5 (aprox. al cambio negro “Bs.1000”) o U$D56.9 (aprox. al cambio oficial SIMADI “Bs.588,69”). Una salario extremadamente bajo comparado con el de otras economías de la región.

informe_fmi_venezuela_abr2016_anexo113

Venezuela también posee la inflación más alta de América Latina y la segunda más alta del mundo, creando en consecuencia una enorme distorsión en el poder adquisitivo de los ciudadanos, disminuyendo su capacidad económica mes tras mes a pesar de estos aumentos del salario mínimo que se realicen.

De hecho, para el International Monetary Fund IMF o (en español Fondo Monetario Internacional FMI), en su informe de abril de 2016 sobre Perspectivas de la economía mundial, se proyecta que Venezuela permanezca en recesión económica durante todo este año 2016, en virtud de la “la incertidumbre política” y por registrar “nuevos descensos en el precio del petróleo que han profundizado las presiones y desequilibrios macroeconómicos”. Es innegable que las proyecciones del informe sobre Venezuela, las cuales indican que el PIB venezolano podría contraerse un 8% en 2016, a veces pudieran parecer que se quedarán cortas dado el rápido ritmo de profundización de la crisis. Esto deja a Venezuela como el país con la peor proyección en América. En cuanto a la inflación, el FMI estima que la inflación en 2016 al final del período será de 720% y proyecta que en el 2017 será de 2200%, lo cual dibuja un panorama muy negro para el país.

Ante este escenario de inflación rampante, el valor del Bolívar (Bs.) (ISO 4217 – VEF|Nro.937) se deprecia considerablemente día tras día, de hecho, cada vez que una persona en este país ahorra en el Banco, dado que la inflación excede exponencialmente las tasas pasivas, el único beneficiado es el Banco, y ya que nunca habrá rentabilidad en ahorrar en las instituciones financieras para muchos es mejor ahorrar bajo el colchón o convertir el dinero en activos o bienes a manera de resguardar el valor del dinero.

informe_fmi_venezuela_abr2016_tablaa7

A la par de la inflación y del bajo ingreso per cápita, están los controles y regulaciones estadales, todos ellos más políticos que económicos, los cuales complican aún más el panorama económico del país, haciendo cada vez más difícil la inversión privada y la creación de empleo formal. Un escenario negativo que sin lugar a dudas representa una oportunidad sin igual para realizar cambios profundos estructurales en la economía que mejoren la calidad de vida de sus habitantes.

Para ofrecer una muestra de la problemática de la inflación y los bajos salarios, que afectan la calidad de vida de los venezolanos, buscamos a una persona que estuviera dispuesta a revelarnos sus ingresos mensuales para nuestra investigación.

Entrevistamos a una persona que de momento solo diremos su nombre Orlando, para que nos hablara de su calidad de vida. Orlando es un Venezolano tiene ingresos de Bs.122500 mensuales (sin deducciones), lo cual es varias veces el salario base de los venezolanos. Tiene esposa e hijo pequeño, un vehículo, viven una vivienda propia adquirida hace 8 años, de la cual pagan con regularidad un monto de Bs.1400 mensuales, posee esposa y un hijo pequeño de meses. La esposa de Orlando, no labora actualmente, pues luego de dar a luz sufrió complicaciones en la cesárea que le demandaron un largo período de reposo, dejando a nuestro entrevistado como único sostén de hogar. Orlando, recibe en términos nominales el 30 de cada mes Bs.41543 (con deducciones) y cada 15 de cada mes Bs.49200 (con deducciones), adicionalmente recibe, bajo la modalidad de CestaTicket (Bono de Alimentación) Bs.18585 mensuales, para un total disponible de Bs.109328.

cuentabanesco_orlando_inflación

En la imagen podemos observar su estado de cuenta bancaria al día 13 de éste mes, donde Orlando haciendo compras diarias de comida para él, su esposa y su hijo de 17 meses, sólo llega con dicho salario hasta el día 11 del mes en curso (comiendo sólo los adultos 2 veces al día), quedando sin dinero antes de la fecha del siguiente cobro y en su caso, podemos hablar que posee un ingreso alto comparado con el de la gran cantidad de venezolanos que apenas llegan a los Bs34000 mensuales incluyendo el CestaTicket o Bono de Alimentación (si deducciones), cantidad que luego de las mismas pudieran llegar a los Bs.27000 mensuales en ingresos reales que es más que obvio que no le permitirían vivir adecuadamente y comiendo al menos 2 veces diarias. Actualmente Orlando no utiliza su vehículo, pues le faltan unas piezas de repuesto que por su costo no puede pagar, por lo que ha decido esperar unos meses más antes de tomar la decisión definitiva de venderlo.

No cabe lugar a dudas que, bajo un escenario como la inflación que vive Venezuela, se requieren acciones que permitan controlar las distorsiones ocasionadas por el modelo económico, a fin de no seguir deteriorando la calidad de vida de los habitantes del país. Al momento de la redacción de esta nota, el Banco Central de Venezuela (BCV), aprobó la emisión de billetes de las denominaciones Bs.500 y Bs.1000, aceptando implícitamente que la inflación impulsada por las constantes devaluaciones diarias de la moneda a través del Sistema Marginal de Divisas (SIMADI) el cual cerró hoy en Bs.613,39 hacen imposible que los usuarios puedan pagar en efectivo por bienes y servicios, con la denominación más alta disponible hasta el día de hoy el Billete de Bs.100.

Ricardo Hausmann, un Economista Venezolano, Director de la Harvard’s Center for International Development, (en español Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard) y Profesor de la Práctica de Desarrollo Económico en la Kennedy School of Government, (en español Escuela Kennedy de Gobierno), ya lo había dicho en una entrevista que el primer trimestre de este año, “Venezuela va a vivir el peor año de su historia: el 2016 va ser el peor año desde que se empezó a producir petróleo en 1917. Nunca ha habido un año con un deterioro tan grande, viniendo de dos años de caída del PIB. En 2014 y 2015 la economía se estuvo contrayendo”, por lo que es imperativo realizar cambios estructurales desde el punto de vista político económico que favorezcan el encausamiento de Venezuela hacia un rumbo más estable, con libertades económicas y con menor control estatal sobre el aparato productor del país.

Dolarizar la economía

dolarizar_o_no_dolarizar

Plantear la dolarización de la economía es un tabú tanto para los políticos como para muchos Economistas venezolanos. No obstante, técnicamente es viable dolarizar la economía de cualquier país del mundo y ya existen varios ejemplos de ello con mayor o menor grado de éxito, pero lo más importante, es que se ha acumulado una importante experiencia, un (know how) de lo que puede hacerse o evitarse para lograr un mayor éxito durante dicho proceso, sin embargo, en nuestro país, la mayoría de la población teme a la dolarización, gracias a años de bombardeo sistematizado de voces que se han mostrado en contra de dicha solución.

controldecambio_venezuela

Lo cierto es que al día de hoy, no todos los venezolanos pueden acceder a dólares debido al control cambiario impuesto por el gobierno desde el año 2003 y que impide la fácil adquisición de las divisas a través de la banca pública y privada o a través de terceros de forma legal. En virtud de ese control, ese mismo año 2003, el precio del dólar, quedo sujeto a un tipo de cambio fijado de Bs.1.600, el cual al año siguiente, se estableció en Bs.1920 y en el año 2005 su cambio quedo fijado en Bs.2150; No obstante, ello empezó a generar distorsiones, pues al no poder acceder a los dólares de forma legal, se generó un mercado negro que tenía un tipo de cambio flotante que generó más problemas aún. En un principio, el Gobierno Venezolano, esgrimió varias razones para establecer este control cambiario, siendo la fundamental de ellas política, pues buscaba evitar la fuga de capitales que se había acentuado desde 1999 por la incertidumbre política en el país y el cual se aceleró progresivamente luego las constantes expropiaciones que se llevaron a cabo en esa época y la segunda más importante más técnica, pues el control cambiario, evitaría que las presiones en el mercado cambiario continuara devaluando el bolívar a consecuencia de la demanda de dólares en la economía.

Obviamente, esto ocasionó efectos devastadores que 13 años después nos demuestran que no fue la decisión correcta ya que lo importante para la economía era generar estabilidad, reglas claras y libre acceso al mercado de divisas.

Ahora bien, la propuesta de dolarización de la economía parece haber reflotado, pues en días pasados, la opinión pública pudo observar que el gobierno actual ha autorizado la transacción de algunos bienes como la venta de autos en dólares, el cobro de servicios turísticos en dicha moneda, así como la venta de boletos aéreos y el cobro en divisas del impuesto de salida (por U$D44 dólares americanos) a quienes viajen por el aeropuerto internacional de Maiquetía con boletos adquiridos en moneda extranjera. Sin embargo, esta situación puede convertirse en una oportunidad para hacer cambios reales en el modelo económico que permitan una economía de mercado, basada en la libertad y las reglas claras, algo que todos los sectores productivos del país piden a gritos pero que por los momento no parece plausible. No obstante, aunque de momento el gobierno niega toda posibilidad de una dolarización de la economía, es preciso señalar que venta de inmuebles, alquiler de inmuebles, venta de automóviles, venta de materia prima y equipos, así como algunos servicios se transan en Venezuela en dólares abiertamente a pesar del control cambiario.

La propuesta de la dolarización de la economía venezolana, no es un tema nada nuevo en el país, ya que el mismo tuvo protagonismo en las discusiones económicas durante el siglo XX, en la década de los 90, impulsado fundamentalmente por el Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico (CEDICE) y Economistas como Hugo Faría o José Luis Cordeiro (éste último ampliamente conocedor del tema, gracias a su experiencia en otros países como Ecuador).

En virtud de la precaria situación de la economía del país y de la experiencia favorable de al menos dos países del continente americano como lo son El Salvador y Ecuador, que dolarizaron sus economías totalmente con éxito, luego las experiencias de Panamá que en 1904 se separó de Colombia, fundando un Estado con una economía basada en el dólar americano y de Guatemala que reformó la Ley del Banco de Guatemala (el Banco Central de ese país) en el año 2000, para permitir la libertad cambiaria, ha renacido el debate en nuestro país sobre la dolarización de nuestra economía.  La experiencia ciertamente desfavorable que acabó con las ideas de dolarizar las economías de todos los países de la región fue el caso de Argentina donde se aplicó un esquema de caja de conversión, el cual por ciertas distorsiones casi llevó a ese país al colapso produciendo así un rechazo por parte de los políticos y Economistas a la idea de la dolarización de las economías.

En Venezuela, esta idea jamás ha sido popular a pesar de que a sus promotores el tiempo les ha dado la razón, pues Economistas como Ronald Balza o Luis Oliveros manifiestan que a pesar de sus aparentes beneficios, como por ejemplo, la dolarización de los salarios y el libre acceso a una moneda fuerte como el dólar, pasan por alto dos hechos negativos importantes, el primero de ellos es que al tener un salario dolarizado, eso no significa que sean salarios altos en esa moneda, pues todo lo contrario serían salarios sustancialmente bajos y el segundo hecho negativo, es que en materia tributaria, los impuestos también serían pagados en dólares, tomando una parte importante de ese salario dolarizado, lo que en consecuencia generaría mayores cargas impositivas sobre los ciudadanos. Sobre este particular, Balza y Oliveros, coinciden en que la disciplina fiscal es el verdadero core o núcleo del problema económico venezolano que genera las fuertes distorsiones económicas y no se resuelven automáticamente con la dolarización de la economía. Para ambos, se debe recurrir a esquemas de independencia de políticas al Banco Central de Venezuela, como ha hecho Colombia y Bolivia, modelos de economía con tasas de inflación entre 2% y 4%, además de contar con un mercado cambiario libre, basado en la oferta y la demanda, en vez de un mercado restringido, con diferentes tipos de cambio establecidos al margen del mercado.

petroleo_venezuela

Dentro de ese contexto, para los Economistas que están de acuerdo con esas afirmaciones de Balza y Oliveros, el factor más importante que imposibilita la dolarización de Venezuela, es la fuerte dependencia que tiene el país de los ingresos provenientes del petróleo (país monoproductor) y la volatilidad de los precios de esta materia prima que en consecuencia crea una inestabilidad en los ingresos provenientes de dicha actividad. Para ellos, en caso que se llegara a dolarizar de la economía Venezolana, la rigidez tan marcada que este mecanismo impone para enfrentar esa volatilidad es contraproducente para la estabilidad de los ingresos del país, además de percibirse una caída importante de ingresos del fisco por concepto de señoreaje, es decir la ganancia por emisión de papel moneda en  bolívares dentro de la economía, lo cual impediría al Banco Central de Venezuela (BCV) auxiliar al sistema financiero en caso de una crisis, y que al dolarizar la economía este escenario sería irreversible. Pero ningún escenario, pudiera emprenderse, pues para muchos Economistas, Venezuela no posee la suficiente cantidad de dólares para enfrentar una dolarización total del país, se hace necesaria una cantidad de dólares en las reservas, que actualmente el país ni posee, ni poseerá en corto o mediano plazo.

Claro está que al dolarizar un país, el Estado, cede una parte importante del manejo y establecimiento de política económica local, ya que todo lo concerniente a la valorización del mercado quedan manos de la política monetaria y cambiaria que dictaría la Federal Reserve (FED), (en español la Reserva Federal) de Estados Unidos el cual es el ente emisor del Dólar Americano. Ello en consecuencia, eliminaría la posibilidad por parte del Estado Dolarizado, de devaluar la moneda para mantener la competitividad de sus productos, generar inflación artificial, emisión descontrolada de papel moneda, etc., por lo que el país perdería permanentemente la capacidad de reaccionar frente a situaciones externos como la caída de los precios del crudo.

Aunque durante en varias oportunidades, el gobierno ha desestimado la posibilidad de dolarizar la economía Venezolana, es preciso mencionar que muchas recomendaciones que llegan de otros países y organizaciones foráneas, incluyen dentro de sus propuestas para salir de la crisis económica, la dolarización total de la economía o al menos la sinceración cambiaria. Hace pocos días la Unión de Naciones Suramericanas UNASUR, informó que un comité técnico económico que evaluó a Venezuela, propuso la unificación cambiaria, a fin de eliminar los tipos de cambio que se mantienen artificialmente, como una propuesta para superar la crisis e igualmente fue rechazado por el gobierno Venezolano.

Pero ¿Y si Bitcoinizamos la Economía?

banderade_venezuela_bitcoin3

Primero antes de entrar en un tema tan complejo, como sería Bitcoinizar una economía, debemos aclarar para los que no lo conocen, qué es Bitcoin. El Bitcoin, es una divisa digital basada en tecnología criptográfica, que vio la luz en Internet en el  2009, permitiendo desde su creación y por primera vez en la historia que dos personas puedan realizar entre ellas transferencias de valor sin necesidad de depositar su confianza en una tercera persona (en este caso un Banco), en otras palabras, sirve para intercambiar bienes y servicios entre dos o más partes sin que intervenga en la operación un Banco o una plataforma de pagos entre ellos. Las transacciones se llevan a cabo a través de un protocolo criptográfico, basado en la denominada cadena de bloques o Blockchain. Este Blockchain es un registro público, transparente e imborrable en el que quedan registradas las transacciones que se realizan con los Bitcoins (o cualquier otra criptomoneda) y que puede ser comprobado por cualquiera de las partes que así lo deseen, en todo momento ya que el Blockchain, es un gran Libro Contable al que todo el mundo puede acceder sin necesidad de privilegios o permisos especiales.

El Blockchain al ser un Libro de Contabilidad público, almacena todas las transacciones de una moneda digital, llevando un registro con fecha, hora y hasta las partes que intervienen en la operación. Gracias a su versatilidad, seguridad, escalabilidad, perpetuidad, etc., el Blockchain es visto como la principal innovación tecnológica disruptiva que llegó de la mano del Bitcoin lo cual lo convierte en algo más que una simple divisa o criptomoneda como normalmente se le conoce, ya que gracias a esta tecnología se han podido resolver problemas de escalabilidad de las bases de datos actuales, duplicación de registros, etc., que no tienen formas sencillas de abordarlas dentro de la misma base de datos, lo que hace que el Blockchain en sí, tenga un enfoque totalmente novedoso que brinda soluciones elegantes a dichos problemas.

El Bitcoin ha sido una criptomoneda, marcada en principio por una volatilidad muy marcada influida por las presiones de los mercados, donde en determinados momentos el furor de las compras de Bitcoin, han disparado su valor de una forma exponencial para luego al retornar la calma y caer en fuertes picada, llevándose por el medio a inversores pequeños, medianos y grandes en el proceso, que poco a poco han comprendido las dinámicas del Bitcoin en los mercados y cada vez son menos susceptibles de caer en esos procesos de auto-regulación monetaria.

preciodel_mercado_ahoy20160621

Sin embargo el Bitcoin es transparente y predecible, pues aparte que sus transacciones son auditables, el mismo tiene un límite en su emisión establecido desde la creación del bloque cero, en 21 millones de BTC, por lo que al terminarse esa emisión, ya no se podrán crear más Bitcoin, garantizando así su característica deflacionaria, ka cual al contrario de la inflación hace que en el tiempo, se revalorice el Bitcoin frente a otras monedas fiduciarias como el Euro o el Dólar.

¿Bitcoinizando?

Cuando hablamos de Bitcoinizar, imaginamos una sociedad funcionando como en el video que está arriba, donde los ciudadanos con total libertad y sin dependencia de un sistema financiero o un Estado, intercambian bienes y servicios pagados en Bitcoin. Sin embargo al hablar de Bitcoinizar, debemos comprender que la misma es sustituir la moneda nacional (en este caso el Bolívar Fuerte) en favor de una divisa descentralizada como el Bitcoin. Obviamente, ello implicaría hacer más cambios a nivel del Estado, para preparar el país a nivel macroeconómico ante un escenario totalmente nuevo en la economía mundial y que marcaría un hito en la historia del hombre.

El Bitcoin, podría eliminar de inmediato y totalmente la intervención estatal en la economía, eliminando así la emisión inorgánica de papel moneda (moneda fiduciaria o FIAT), la generación de inflación artificial y la devaluación de la moneda a voluntad y de acuerdo con las políticas del gobierno de turno. Sin duda los más beneficiados serían los ciudadanos de a pie, quienes no sólo experimentarían una libertada sin límites, sino que tendrían colectivamente como sociedad un control total sobre la moneda, que sólo se regiría por las Leyes del Mercado, algo que desde hace años es una materia reservada para el Banco Central de Venezuela (BCV). Desde el punto de vista de la transparencia y la corrupción, traería grandes beneficios, pues el movimiento de fondos estatales al movilizarse en una moneda perfectamente auditable, generaría en consecuencia mayor confianza en el país y sus instituciones, quienes en virtud de éstos cambios, mitigarían el impacto de la corrupción generalizada que existe en todos los niveles de la administración pública.

Claro está, ello implicaría cambios en el poder adquisitivo de los ciudadanos, quienes verían como aumentaría su poder adquisitivo con una criptomoneda que en éstos momentos tiene un valor de U$D690 dólares americanos por Bitcoin, lo cual impactaría favorablemente en la calidad de vida del país.

Más allá de los aspectos positivos y negativos producto de la Bitcoinización, cabe destacar que el sistema financiero de Venezuela no está preparado para una conversión monetaria de tal índole, pues al dar criptodivisas a todos los ciudadanos para que intercambien libremente bienes y servicios pagados en Bitcoin, el sistema financiero quedaría convertido en un jarrón chino, sacándolos de la ecuación desde el punto de vista macroeconómico, convirtiéndoles en las primeras víctimas del nuevo sistema monetario. Igualmente, los ingresos de Venezuela, son el dólares y en caso de migrar a Bitcoins, habría que conseguir que los compradores de nuestras materias primas transen sus operaciones comerciales con el país en Bitcoin, una tarea nada sencilla, pero que a la larga impulsaría al propio Bitcoin a nivel mundial en todos los ámbitos, lo cual sería extraordinario para el ecosistema.

No obstante, ello implicaría grandes cambios a nivel legislativo que políticamente serían más difíciles de aplicar que la Dolarización dado el amplio desconocimiento que existe en la población sobre el Bitcoin.

Concluyendo

banderade_venezuela

La sustitución de la estructura macroeconómica de un país, no es una tarea sencilla ni de teorizar ni de llevar a cabo, pues la cantidad de variables a considerar elevan aún más el riesgo de una decisión en este sentido y al final del día, no todas las partes serán complacidas a cabalidad, por lo que es muy probable que se generen otro tipo de distorsiones diferentes a las que vivimos en el país y habría que tener planes a corto y mediano plazo que mitiguen los efectos no deseados en algunos sectores de la economía.

No obstante, el paso del tiempo es inexorable y de seguir la inflación creciendo al mismo ritmo alarmante, Venezuela estará profundizando aún más la crisis sin precedentes que padecen la nación. Hay que estar claros que lo peor está por venir, pues a partir del segundo semestre de este año 2016 sentiremos en nuestros bolsillos y desgraciadamente también en nuestros estómagos, como la marcada profundización de la crisis económica, gracias a un modelo económico inviable, con inestabilidad de los precios del petróleo, así como los problemas políticos, serán los ingredientes explosivos que nos esperan en el venidero segundo semestre que está por comenzar en escasos días.

A mi modo de ver el Dolarizar o Bitcoinizar la economía de Venezuela, serán la mejor salida posible que pudiera tener nuestro país. Sin duda, con el Bitcoin se pudieran impulsar vertiginosamente la economía del país, elevando la calidad de vida de sus ciudadanos. Quizás entre las muchas interrogantes que nos puede dejar este artículo, nos queda una muy importante ¿Cuánto tiempo más soportará la economía nacional antes de llegar al colapso total?, sólo el tiempo nos dará la respuesta.

Si te ha gustado esta nota, puedes considerar hacer una donación, patrocinar nuestra Revista o simplemente regalar una propina, ingresando en este Link: EspacioBit.com.ve: Donaciones y Patrocinios 🙂

Fuentes: El-Nacional.com: Ex ministro de Planificación: 2016 será “el peor año” para Venezuela, IMF.org: Perspectivas de la Economía Mundial, Abril de 2016, ElBitcoin.org: Dolarización y bitcoinización.

Links de interés: RicardoHausmann.com, Twitter.com: @ricardo_hausman, Harvard.edu: Hardvard Kennedy School – Ricardo Hausmann, Linkedin.com: Hugo Faria, Cordeiro.org, Google.com (G+): +JoseLuisCordeiro, Linkedin.com: josecordeiro, EspacioBit.com.ve: José Luis Cordeiro – Libertad y tecnología: la singularidad tecnológica.

Compártelo - Share it!
  • Yum
- Publicidad/Advertisement -

3 Comentarios

  1. excelente exposición sobre dolarizar y/o bitcoinizar nuestra economía pero es necesario una discusión sobre como aglutinar nuestro potencial frente a los vaivenes de los precios de nuestras materias primas a nivel internacional, es necesario ir más hacia el conocimiento, la productividad y la estrategia buscando un efecto multiplicador tanto en la economía nacional como su aplicación en la administración pública creando el Venezolano Medio o Venezolano Promedio desburocratizando el aparato publico sobretodo el sector educativo, haciendo alianzas con universidades y promoviendo sinergias con los sectores productivos privados.
    Todo ello requiere de elevar la real política con un movimiento político con una fuerte base académico gerencial que promueva la transparencia, desmonte oligopolios y monopolios promoviendo inversiones a emprendedores incentivando políticas verdes en el consumidor es otra manera de ser proactivos, abatir la inflación promover el ahorro nacional como incentivo de inversión, aprovechar la nube como herramienta de información para que el estado interconecte al venezolano todos los servicios, actualmente están dispersos en fin crear una nueva cultura económica donde la gente esté ampliamente educada en los beneficios de la dolarización, en cuanto al bitcoin sería interesante promover el pago de bienes y servicios, así las empresas y los consumidores sean los primeros beneficiarios.
    lo único cierto que trae el bitcoin es la caída de los bancos centrales y los efectos macroeconómicos que ha sido dañinos para el país como la deuda externa y quedaría sin oxígeno la corrupción al no poder ocultar dinero mal habido debido a la fuerte transparencia en los recursos del estado; como colofón sería interesante que todos los movimientos que realice el estado estén en la nube para que cualquier persona investigue y logre verificar lo dicho desde compras de equipo de oficina, equipos médicos hasta militares con su respectivo control de en la cotización de las empresas en línea tanto los oferentes como los competidores debe de hacerlo en vivo y visto por todos los ciudadanos en una tablet, el que no quiera participar simplemente allí estará la puerta donde se puede salir
    Saludos Amigo louis

  2. No entiendo porque dicen q dolarizar es poco rentable a vzla si sdolarizan segun creo activariamos la produccion a niveles altos pues todos tendran el futuro en sus manos y eso motiva a cualquiera deben dolarizar por muchas razones baja la inflaccion activa la economia trae inversionistas de todo el mundo y crece el pais y podemos garantizar el futuro de nuestros hijos poder adquisitivo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.