- Publicidad/Advertisement -

Ayer la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), presentó un comunicado luego de los acuerdos del Foro Global llevado a cabo durante dos días en su sede en Francia, en la cual se da a conocer la guía de directrices B2C (Business to Customer) o negocio al consumidor en español, para establecer la recaudación del IVA (Impuesto al Valor Agregado) en la venta de productos y/o servicios transfronterizos -incluidas las descargas por internet-, marcando así un hito histórico en las relaciones económicas de los países y la de los propietarios de sitios Web que ofrecen productos, bienes o servicios globales en Internet.

¿Qué es la OCDE?

ocde_headquaters_paris

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 34 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales. La OCDE fue fundada en 1960 y su sede central se encuentra en el Château de la Muette, en París (Francia). La OCDE es la sucesora de la Organización Europea para la Cooperación Económica (OECE), resultado a su vez del Plan Marshall (Plan para la reconstrucción de Europa después de la II Guerra Mundial y de la Conferencia de los Dieciséis (Conferencia de Cooperación Económica Europea), que existió entre 1948 y 1960 y que fue liderada por el francés Robert Marjolin.

En la OCDE, los representantes de los países miembros se reúnen para intercambiar información y armonizar políticas con el objetivo de maximizar su crecimiento económico y colaborar a su desarrollo y al de los países no miembros con quienes tengan relaciones comerciales.

- Publicidad/Advertisement -

OECD_map

Muchas veces ha sido conocida como el (Club de los Países Ricos), por las diferentes organizaciones antisistema en Europa y el mundo, pues según datos de la OCDE, esta agrupa a los países que proporcionaban al planeta el 70 % del mercado mundial y representaban el 80% del PNB mundial en de acuerdo a estimaciones del año 2007, momento anterior a la debacle financiera.

Regresando al convenio de las OCDE para el B2C global donde se acuerda el cobro del IVA o VAT (en inglés), como tasas digitales, hay que señalar que el mismo fue apoyado y asumido por centenar de países y jurisdicciones en todo el mundo (aunque no todos esos países son miembros plenos de la Organización), en virtud de lo cual a partir de su implementación en cada país se comenzará a cobrar sobre las compras por Internet. Aunque el punto dramático de éstos acuerdos globales, se centra en el consumidor final, pues son ellos mismos quienes cargarán con las consecuencias de dicho acuerdo conforme al país donde vivan, independientemente de donde registren la compra de un bien o servicio digital (en Internet), deberán pagar el IVA correspondiente al monto de su compra.

ocde_digitaleconomy_guidelinevat

En el marco de dichas reglas, los vendedores de libros electrónicos, aplicaciones de tiendas de móviles, videos, música, videojuegos, comprar un dominio, comprar en tiendas en línea, así como otros bienes y/o servicios digitales, deben registrarse y abonarse en el país de residencia del consumidor, permitiendo a los entes o autoridades fiscales a llevar a cabo de la recaudación efectiva del IVA para proteger los ingresos de ese país. En palabras de Rintaro Tamaki, Secretario General Adjunto de la OCDE “Es muy alentador ver que un número de jurisdicciones que ya han puesto en práctica las normas y el mecanismo recomendado por estas Directrices o han manifestado su intención de hacerlo. Esperan que estas reformas contribuirán ingresos considerables para los presupuestos públicos.”

Para Tamaki, el sólo hecho de haber logrado un acuerdo que beneficia a todas las jurisdicciones implicadas es un hecho muy importante, mencionando que “contribuirá con ingresos considerables a los presupuestos gubernamentales”.

¿Pero qué es el IVA o VAT?

El IVA o Impuesto al Valor Agregado es el más perverso de los impuestos con el que son pechados los ciudadanos de un país, pues el mismo es un impuesto indirecto que se carga al consumidor sin distingo de clases ni estratificación por ingreso, el cual no es recolectado por el fisco directamente del tributario, sino por el vendedor en el momento de cada transacción comercial (transferencia de bienes o prestación de servicios).

Los vendedores intermediarios tienen el derecho a reembolsarse el IVA que han pagado a otros vendedores que los precedieron en la cadena de comercialización (crédito fiscal), deduciéndolo del monto de IVA cobrado a sus clientes (débito fiscal) y debiendo abonar el saldo al fisco en forma semanal, quincenal o mensual dependiendo de las regulaciones en esa materia de cada país.

Los consumidores finales tienen la obligación de pagar el IVA sin derecho a reembolso, lo que es controlado por el fisco, obligando a la empresa a entregar justificantes de venta al consumidor final e integrar copias de éstas a la contabilidad en la empresa. El IVA es una tasa impositiva adicional al ISLR o Impuesto Sobre La Renta que se paga de forma anual a los entes recaudadores por los ingresos percibidos en el ejercicio fiscal anterior.

El IVA visto de forma más sencilla, es simplemente una carga impositiva que se debe pagar por el derecho a realizar transacciones comerciales en un país. Aunque el IVA se empleaba en el pasado como una medida temporal para obtener recursos extraordinarios en forma rápida, muchos países en el mundo lo han establecido como política fiscal con amplia permanencia o vigencia en el tiempo. El IVA es una tasa muy variable y depende de la economía de cada país. Sus valores oscilan entre el 03% y el 22% sobre el valor de la compra de cada bien o servicio que adquiera el consumidor.

La OCDE como organismo, siempre se ha mostrado favorable a que sus países miembros apliquen esta carga impositiva para obtener recursos que permitan ejecutar planes de desarrollo en dichos países.

Como tal, el objetivo de la OCDE se ha cumplido, pues las cifras al cierre del 2014 y las proyecciones que han realizado, auguran una recaudación muy importante en beneficio de las economías de los Estados que acogerán el mencionado acuerdo. En cifras según los datos obtenidos por la OCDE, las ventas de bienes o servicios digitales representó 1,4 billones de dólares americanos, un 20% más que en 2013, y se espera que para el año 2018 la cifra llegue a 2,4 billones de dólares.

Ahora bien, está más que claro que este era el paso que faltaba para continuar ampliando la política del IVA que entró en vigor en la Comunidad Europea a partir del 01 de Enero del año en curso, donde se estableció para las tiendas o particulares que vendan por Internet una serie de datos que tendrán que obtener, aunque con al menos dos de ellos de sus clientes “antes” de que se produzca el pago para conocer el IVA final a aplicar y deberá almacenarlos durante al menos 10 años de forma segura por si se produce una auditoría. Para ello, debe obtener y resguardar: 1) Dirección de facturación, 2) Dirección IP, 3) Geolocalización del ordenador, 4) Localización del banco del cliente y 5) Número de país de la tarjeta SIM utilizada por el cliente si compra por teléfono. Si sus datos no pueden ser determinados, porque el usuario utiliza algún proxy o anonimizador debe guardar 3 de ellos.

Sin lugar a dudas, este tipo de políticas impositivas de las organizaciones multilaterales y los países, llevan a que cada vez más personas y comercios se sumen a la corriente del Bitcoin y las criptomonedas en un intento por ahorrar dinero y abaratar costos operativos, sin contar con el hecho que sus transacciones al ser privadas no están sujetas al IVA, dependiendo obviamente de las normas fiscales de cada país.

Cuando se creó el Internet, jamás se pensó en el uso masificado que tendría años después de su creación. No obstante una de las cosas que más se ha alabado de la red mundial es nada más y nada menos que el borrado de las fronteras geográficas por permitir la interacción de las personas sin importar el lugar del mundo donde se encuentren. Pero al mejor estilo de los entes que han intentado por años privatizar el Internet, ahora gracias a las acciones de la OCDE se ha parcelado a la conveniencia de cada país y pechado con las cargas impositivas que deseen en la razón de las nuevas directrices B2C emanadas del OCDE.

Fuente: www.oecd.org y en español para latinoamérica www.oecd.org/centrodemexico/laocde/

Documento Guía de los lineamientos para el cobro del IVA: http://www.oecd.org/tax/consumption/oecd-delivers-international-standard-for-collection-of-vat-on-cross-border-sales.htm

Compártelo - Share it!
  • Yum
- Publicidad/Advertisement -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here