- Publicidad/Advertisement -

Sin lugar a dudas escribir una nota sobre la situación económica de Venezuela es bastante difícil y complejo. No sólo por el contexto socio-político, sino tambíen por lo mucho que se ha profundizado sobre este tema en numerosos medios de comunicación y especialistas a nivel mundial.

En este sentido obviamente para entrar en materia, es por todos conocido que la inflación cerrará este año por encima del 207% y con una caída del PIB (producto interno bruto) entorno al 10% u 11%, según estimaciones y proyecciones realizadas por diferentes analístas privados, economístas, consultoras de riesgo, etc., dado que las Instituciones Públicas encargadas de brindar dichas valoraciones (BCV e INE) no lo están haciendo desde hace unos 7 u 8 meses atrás aproximadamente.

Dichas estimaciones y proyecciones están basadas en encuestas, análisis del comportamiento de los productos en el mercado local, impresión de billetes inorgánicos, valoración de la masa monetaria, estado de las reservas internacionales, relación de los precios del petróleo, estimación de barriles de petróleo extraído diariamente para uso interno y para la venta externa, facturación de PDVSA (Principal y único exportador del País), compras e importaciones del Estado, a través de sus órganos públicos, valoración de la cotización del dólar al precio oficial y el precio del mercado negro, además de un largo etcétera de ponderaciones que ayudan de cierto modo a evaluar las condiciones actuales desde el punto de vista económico del país y que al final han dado entre unos puntos más y otros con puntos menos, el resultado mencionado en el punto anterior.

Evaluación internacional

evaluacionorganismosinternacionales

- Publicidad/Advertisement -

Día tras día vemos como organísmos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI), Bank of America Merrill Lynch, Fitch Ratigns y muchos otros, han emitido en sus variados tipos de reportes e informes trimestrales o semestrales, la situación de las economías de nuestra región latinoamericana pero con un énfasis especial en el Caso Venezuela.

Según lo expresado por los expertos económicos que elaboran esos informes, América Latina atraviesa una desaceleración económica moderada combinada con tasas de inflación relativamente altas y desempleo en ascenso, siendo arrastrados dichos indicadores por las economías de Brasil y Venezuela principalmente. Agregando que el panorama a futuro (año 2016), luce aún más complejo debido a factores como la próxima subida de tasas de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos, los obstáculos socio-políticos que enfrenta la economía global y una menor confianza financiera en la región.

El informe del FMI cuando se enfocan en Venezuela, realmente es desalentador el panorama, pues es la peor evolución de toda Latinoamérica y una de las peores del mundo, solo por delante de Yemen en pleno conflicto bélico; Sierra Leona golpeada por el ébola y Guinea Ecuatorial que posee una depresión económica galopante y una marcada inestabilidad política. En ese marco de ideas, es increíble observar como hasta Bolívia, un país con muchos menos recursos, está mucho mejor posicionada que Venezuela en ese contexto. Sin lugar a duda, este año ha habido un mal desempeño para la economía Venezolana, ya que los números muestran una caída en terminos absolutos mucho mayor a la de Ucrania, que está sacudida por un conflicto separatista interno apoyado por una nación extranjera que pudiera desencadenar una guerra a lo interno y a lo externo.

Dichos analistas observan que hay una falta de claridad de políticas económicas que lleven a diversificar la producción y renta no petrolera, no hay aumento de la producción de bienes y servicios locales a través del concenso con los sectores públicos y privados, así como tampoco hay control real del gasto público, ni la reducción de gastos supérfluos en la administración pública o la eliminación total de la emisión de dinero inorgánico. Estas simples reglas son en términos generales los primeros pasos que deben realizarse para iniciar la contención de la contracción económica por la que pasa Venezuela y que en el corto y mediano plazo, generaría empleo, incentivaría a la inversión nacional, lo cual se traduciría en la reactivación de la economía y su aparato productor. Igualmente recomiendan, luego de incentivar la producción nacional de bienes y servicios, se debe reducir la dependencia externa a fin de recuperar las reservas, para luego desmontar paulatinamente el control cambiario y fijar una banda donde oscilen los precios de la convertibilidad del dólar en dicho mercado cambiario para eliminar la distorsiones creadas por los precios del mercado negro, aunado a una apertura de las inversiones extranjeras con garantías de repatriación de capitales, a fin de generar confianza en el país, todo ello sin menoscabar los derechos sociales alcanzados, ni eliminar en modo alguno el gasto social contemplado en el presupuesto nacional que llega a los ciudadanos bajo el formato de las misiones, el cual debería inclusive ser ampliado para impulsar la sustentación socio-económica de la población.

Eso es sólo por lo que respecta al reordenamiento económico, el cual no se puede separar del político ni del social, por lo que se debe considerar establecer y fomentar una cooperación de todas las fuerzas políticas y sociales, para la consecución de un proyecto de recuperación económica sostenible que podría durar entre 2 y 4 años como mínimo, recordemos que el milagro de Dubai se planificó y desarrolló en gran medida en tan sólo 10 años.

¿Qué piensan los inversionistas?

conflictividadsocial-2016

Pero bajo el escenario actual, los inversores son cautos sobre los riesgos políticos en Venezuela, ya que en época preelectoral, el futuro se avisora turbulento gracias a las posibilidades de que la oposición llegue a obtener una mayoría de escaños en las venideras elecciones Parlamentarias, el cual plantea el temor a una transición desordenada y problemas de disputas internas con repercusiones sociales que podrían presionar sobre los precios de los bonos Venezolanos”.

Claro desde la óptica de dichos inversionistas extranjeros, priva la falta de estabilidad política sobre la realidad económica y social, ya que ello mantiene estables la valorización de sus inversiones en Bonos de la nación. Pero desde la perspectiva cotidiana, la perspectiva humana de los ciudadanos que hacen vida en Venezuela, el país se ha convertido en un lugar, más costoso, cuyos salarios al estar tasados y pagados en bolívares, ven como día a día se disminuye su poder adquisitivo gracias a la presión inflacionaria sobre los productos y servicios que para la mayoría de los ciudadanos se hace incomprables por no tener salarios equiparados a la inflación. A éstas problemáticas, hay que agregar que la situación cambiaria que además de impidir el libre acceso a las divisas para proteger el salario, no llega a los comerciantes y productores nacionales para el pago de materias primas o importación de productos terminados, ocasiona déficit en los anaqueles de los productos básicos que dependen del acceso a dichas divisas. Aspectos que en el mediano plazo y a la luz de las perspectivas económicas proyectadas para el venidero año 2016, generará problemas sociales que se convertirán en aumento de la conflictividad (hurtos, protestas, robos, etc.).

¿Qué hacer en una economía inflacionaria?

emprendiendoexito

Ahora bien, en base a este pequeño y simple bosquejo que utilizamos de preámbulo para explicar algunas medidas racionales que permitan a los Venezolanos protegerse del espiral inflacionario que golpea a la población en general, es altamente recomendado por los economístas, preservar el uso del dinero para cosas realmente importantes, eliminando o reduciendo a su mínima expresión los gastos supérfluos tales como viajes, compras de joyas, cine, cenas en restaurantes lujosos, discotecas o cualquier otro gasto innecesario que podamos mitigar. Ponderar si el vehículo que posee es más un gasto que una inversión, por lo que de salir del mismo, se puede ahorrar dinero que se va en taller, estacionamiento, seguro, etc.

Por otro lado, desde nuestra perspectiva, en primer lugar hay que apoyar lo antes señalado, buscando fuentes alternativas de ingresos en los ratos libres o los llamados rebusques, como realizar determinadas tareas, elaboración de tortas, almuerzos para empleados en empresas, elaboración de hallacas (ahora que viene la época Navideña en Venezuela), manualidades, transporte de niños a Colegios, clases dirigidas, hacer labores de cuidados de niños y ofrecer éstos servicios a terceros bien sea entre amigos o utilizando la redes sociales para ampliar las posibilidades de éxito, pues en las épocas de crisis es cuando se hacen emprendimientos exitosos y Venezuela es un país de emprendedores, por ello si posees una idea que puedas llevar a cabo para independizarte o simplemente para obtener ingresos extra, puedes solicitar el apoyo de Bancos u Organizaciones de Emprendedores en Venezuela, que te ayuden a dar forma a tu idea o te brinde el impulso necesario para llevarla a cabo.

Igualmente para complementar lo anterior te recomendamos, probar siendo anfitrión en tu casa a potenciales turistas extranjeros registrandote airbnb.co.ve, housetrip.es entre otros claro está que tus huéspedes te seleccionarán en base a tu oferta y el atractivo de tu hogar, pero como alternativa económica no es nada despreciable. En segundo lugar recomendamos aprender el orígen de las criptomonedas Bitcoin, Litecoin, Darkcoin, Blackcoin, Ethereum, Dashcoin, Ripplecoin, Namecoin, Bolivarcoin y cualquier otra criptomoneda de las cientos que hay disponibles en Internet. Si te interesa este mundo, te invitamos a que armes un portafolio y comiences a invertir en ellas, bien sea ahorrándolas para después sacar un rédito especulativo cambiándolas por otras a través del arbitraje, o convirtiéndote en minero (criptogarimpeiro) o bien adquiriendo en los diversos mercados virtuales como Amazon, eBay, Alibaba o cualquier otro, artículos de alta demanda en el mercado interno que puedan ser traídos al país a través de los servicios de mensajería P.O.Box y luego vendidos a terceros con un rédito en la operación.

Para nadie en Venezuela es un secreto que guardar tus activos en bolívares es perder dinero día tras día, de seguir enfrentando esta crisis de espiral inflacionaria y presión cambiaria de una forma sostenida en el tiempo, en un breve plazo acabará destruyendo la economía nacional, sumiendo al país y a sus ciudadanos en una crisis de pobreza extrema como nunca se ha visto en la historía republicana de la Nación.

Para conocer más propuestas económicas: pensarenvenezuela.org.ve y su documento (.pdf) propuesta enero 2015 aún vigente. Para visitar las propuestas a la crisis visite: airbnb.co.ve y housetrip.es

Para conocer más del Bitcoin, sigue este link: ¿Qué es el Bitcoin?FAQ de Bitcoin Project para no iniciados

Compártelo - Share it!
  • Yum
- Publicidad/Advertisement -

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.